Inicio | Multimedia

Visita para conocer qué queda por hacer en el Centro de Día de Guadiaro antes de su adjudicación

El proceso de licitación de la gestión del Centro de Día de Guadiaro se iniciará en breve, pero antes de su adjudicación es necesario que las instalaciones se encuentren en las mejores condiciones. Autoridades municipales han visitado hoy, miércoles, este edificio propiedad del Ayuntamiento para conocer cuáles son las cuestiones pendientes de subsanar, una vez que la obra de remodelación fue culminada hace unos meses.

21/08/2019

Al centro de día se desplazaron la alcaldesa accidental, Mónica Córdoba, el teniente de alcalde delegado del Valle del Guadiaro, Óscar Ledesma, y la teniente de alcalde delegada de Mantenimiento y Limpieza de Edificios Municipales, Belén Jiménez.

Córdoba, que dirige también la Delegación de Igualdad y Bienestar Social, explicó que “esta visita es para revisar todo aquello que está pendiente en el centro de día, algunos detalles que desde el Ayuntamiento de San Roque queremos cubrir. La obra importante ya está culminada, y ahora hay que dotar al edificio de equipamiento y rematar algunos pequeños detalles, que se harán en las próximas semanas de cara a la futura adjudicación”.

Por su parte, Óscar Ledesma, que también es responsable de Contratación, comentó que “en breve, los interesados podrán presentar ofertas a la licitación de gestión del propio centro. Creo que será a primeros de septiembre. Mientras tanto, estamos intentando adecentar el edificio, tanto en cuanto a mobiliario, que se hará desde Asuntos Sociales, como en las pequeñas obras, que acometerá Mantenimiento y Limpieza de Edificios Municipales”.

“El objetivo -añadió el responsable del Valle del Guadiaro- es que una vez que se proceda a la adjudicación, el centro de día se encuentre en las mejores condiciones tanto para quien lo gestione como para los mayores de la barriada, quienes serán sus usuarios”, concluyó.

Las obras de reforma del Centro de Día para la Tercera Edad de Guadiaro concluyeron el año pasado, con una inversión municipal de unos 30.000 euros. Los trabajos supusieron la renovación de la cocina, la zona del salón con la barra, y los servicios, porque en lo referente a personas con discapacidades no se cumplía con la normativa.