Inicio | Multimedia

Reunión en el Palacio de los Gobernadores del Comité Provincial del Plan Infoca

El Infoca detecta el origen del 90% de los incendios forestales que tienen lugar en Andalucía, una labor de investigación que no sólo ayuda a localizar a los autores de los mismos sino que también sirve para evitar fuegos futuros. Así se ha explicado hoy, jueves, en San Roque con ocasión de la reunión del Comité Asesor Provincial del Plan Infoca 2014, que fue precedido de un simulacro de investigación de un conato de incendio ocurrido en mayo pasado en el Pinar del Rey.

19/06/2014

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, y el teniente de alcalde delegado de Medio Ambiente, José Vera, han acompañado a los responsables autonómicos del Infoca en la provincia en esta demostración, que ha sido ofrecida por técnicos de este dispositivo contraincendios. Además, el primer edil dio la bienvenida en el Palacio de los Gobernadores al resto de los componentes del Comité Asesor, miembros de distintos cuerpos de seguridad como Bomberos y Policía Autonómica.

Ruiz Boix recordó que el término de San Roque lideró las estadísticas de incendios en Andalucía durante los años 2011 y 2012, mientras que en 2013 fueron casi inexistentes, lo que atribuyó a la gran labor de prevención realizada por el Infoca, en la que tuvo mucho que ver también la investigación posterior de los fuegos. Señaló que esperaba que en 2014 se repitiera esa tónica.

El alcalde también aclaró que San Roque cuenta con los medios necesarios para colaborar con el Infoca y el resto de los cuerpos implicados en la lucha contra el fuego: un plan de emergencias, un dispositivo de Protección Civil e incluso la participación de voluntarios de Verdemar. Desde la Junta de Andalucía se aclaró que esta situación contrasta con la de la mayoría de los municipios gaditanos, donde sólo uno de cada tres cuenta con planes de incendios y los ejecuta.

El delegado territorial de la Consejería de Medio Ambiente en la provincia de Cádiz, Federico Fernández, explicó que “más allá de los amplios recursos que destina la Junta de Andalucía al dispositivo Infoca, una de las claves de su éxito es la extraordinaria colaboración entre agentes y cuerpos de seguridad. En Cádiz se ha establecido un protocolo que funciona y que es determinante en la extinción de los incendios, pero sobre todo en la investigación y prevención de los mismos”. El resultado es patente: la inmensa mayoría de los incendios se quedan en meros conatos, lo que ha permitido reducir la superficie quemada de manera radical respecto a hace sólo dos décadas, cuando comenzó a funcionar este dispositivo.

También alertó Fernández del riesgo de incendios que existe en la provincia este verano debido a cuestiones climatológicas, constatando que en los meses previos se ha producido un número de conatos superior a la medida de los últimos años. Por eso hizo un llamamiento a la responsabilidad de todos para evitar situaciones que puedan poner en peligro no sólo nuestra superficie forestal, sino sobre todo las viviendas en zonas de riesgo y, en especial, las vidas de las personas que habitan en ellas y las de los que participan en las labores de extinción. En este sentido, también reclamó a urbanizaciones e instalaciones situadas en zonas con riesgo de incendio que cuenten con planes de autoprotección, que incluyen medidas de prevención tan básicas como los hidratantes.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Ángel Gavino, explicó que el 56% de los recursos del Plan Infoca se destina a labores de prevención e investigación, mientras que el resto se centra en la extinción. Gracias a este trabajo, que dura todo el año y no sólo en la temporada estival, el Plan Infoca ha conseguido convertirse en un ejemplo no sólo para el resto de las comunidades autónomas, sino que incluso vienen técnicos de otros países a aprender su funcionamiento.

En cuanto a la demostración que se realizó en el Pinar del Rey, dos técnicos especializados explicaron las causas de un conato que se produjo el pasado 18 de mayo. Tras haber acotado la zona, investigado los distintos indicios y haciendo memoria de lo ocurrido en años anteriores, dictaminaron que lo más probable es que el fuego fuera producido por unos niños que prendieron “los algodoncillos” que desprenden algunas plantas en primavera. Luego el fuego se extendió unos metros, llegando a afectar de manera severa varios árboles. Comentaron que en otras ocasiones encuentran mechas y dispositivos fabricados “ex profeso” para provocar el fuego, así como las esquirlas de metal de máquinas agrícolas o incluso de radiales.