Presentado el libro “Policía Local de San Roque (Datos para su Historia)”

El cronista oficial de San Roque y el agente Salvador Rico Tirado han escrito el libro “Policía Local de San Roque (Datos para su Historia)”, un rápido recorrido a el siglo y medio de vida de un cuerpo que siempre ha velado por la seguridad de los sanroqueños. La publicación ha sido editada por la Delegación Municipal de Cultura, y hoy viernes, con motivo de los actos por los Ángeles Custodios, se ha procedido a su presentación.

2018-10-05 13:49

La teniente de alcalde delegada de Seguridad Ciudadana, Mercedes Serrano, ha sido la encargada de presentar a los dos autores. Destacó que el libro está escrito de forma amena y supone “un acercamiento a los lectores a la historia de la Policía Local de San Roque”, que tiene su origen en la segunda mitad del siglo XIX.

“No es muy extensa, pero sí resulta de bastante interés”, indicó la edil, y destacó que se había elegido esta jornada en la que se entregan los galardones anuales de la Policía Local para darlo a conocer. También agradeció a la Delegación Municipal de Cultura, que dirige la teniente de alcalde Dolores Marchena, por haber publicado el libro.

Por su parte, Salvador Rico Tirado agradeció a Pérez Girón su labor a la hora de sacar adelante este proyecto en el que el agente tenía un empeño especial desde hace años. En su turno, el cronista oficial recordó que él también procede de la Policía Local, al igual que los padres de ambos autores.

Definió el libro como “una aproximación a la historia del cuerpo tras mirar en los archivos”, y dijo que estos datos pueden ser luego ampliados.

Destacó el interés de Salvador Rico en este proyecto, y explicó que hubo un primer borrador que fue desechado por considerarlo “demasiado actual”, de manera que se hizo un trabajo de documentación para reflejar datos de los años 20 y 30 del pasado siglo y de la Guerra Civil.

Definió Pérez Girón la labor de la Policía Local como “un trabajo ingrato, en el que se olvida un gran servicio al siguiente día, y en el que es más importante el servicio diario que esos grandes servicios”. Dijo que “siempre ha sufrido importantes deficiencias”, y que incluso en 1975 se hizo un informe en el que se destacaban la falta de personal especializado en tráfico, la falta de agentes, que los presos eran trasladados en autobuses de línea y que los mandos patrullaban en coches particulares. Con horarios de ocho horas al día, no tenían ni un día de descanso y sólo un mes de vacaciones, que nunca coincidía con los de verano.