Inicio | Importado

“Clarabollo”, de Ana Romero, Toro del Aguardiente 2013

El Toro “Clarabollo”, de la ganadería de Ana Romero y de color Cárdeno, será el encargado de poner el punto y final a la Feria Real de San Roque 2013. El Toro del Aguardiente 2013 saldrá, como es tradicional, a las 7 horas desde la barriada de la Paz, corriéndose hasta la Plaza de Toros.

Nacido a finales de diciembre de 2007, “Clarabollo”, será el protagonista de la fiesta, que finalizará en un encierro en la Plaza de Toros en el que también se soltarán tres vaquillas, de la ganadería de San Miguel, de nombres “Sobrehielo” (121), “Aceitunera” (129) y “Condesa” (378). El “Clarabollo”, que pesa 540 kilos, está marcado en el costillar con el número 40. Los socios de la Peña del Toro del Aguardiente procederán al desembarco del animal y a su suelta por la calle de La Ermita y para su encierro en el coso sanroqueño. La fiesta comenzará el lunes 12 a las 7.00 horas, con el tradicional chupinazo desde la barriada de La Paz (esquina Campo de Fútbol), desde donde “Marino” correrá acompañado por numerosos mozos y mozas a lo largo de la calle La Ermita a través de unas empalizadas instaladas por personal municipal de Obras y Servicios, mientras lo conducirán tirando de una cuerda los miembros de la Peña del Toro del Aguardiente, para ser finalmente encerrado en la Plaza de Toros, a la que entrará por la puerta de caballos. Tras unos minutos en el ruedo, su puesto se verá luego ocupado por las vaquillas. A los asistentes se les invitará a una copita de aguardiente antes de la suelta del animal. La delegación de Fiestas y la peña cultural Taurina “Toro del Aguardiente” ruegan no maltratar al toro ni a las vaquillas. El tradicional Toro del Aguardiente es una actividad de la que ya se tienen noticias en el Gibraltar de la Edad Media, aunque las certezas históricas se remontan al siglo XVII. El antecedente más antiguo de estas fiestas se encuentra en la celebración del “Toro de la Soga”, posteriormente conocido como Toro del Aguardiente, que se remonta a 1649, antes incluso de la fundación de San Roque. Justo donde hoy se encuentra la parroquia Santa María la Coronada se hallaba la ermita dedicada a este santo. Cada 16 de agosto los gibraltareños se trasladaban a dicho lugar en romería. El festejo más esperado era el de los toros que se ataban a un árbol con una larga cuerda, divirtiéndose con ellos. Actualmente, el “Toro del Aguardiente” constituye un festejo de gran popularidad y atrae a numerosas personas de otros lugares, tanto en el encierro como en la Plaza de Toros, donde se completa el espectáculo. Se calcula que medio millar de jóvenes “corren” al toro dede la barriada de la Paz y más de 5000 personas se concentran en la plaza para ver el encierro del Toro del Aguardiente.