Inicio | Multimedia

Ruiz Boix acusa a la Junta de frenar el crecimiento económico de San Roque al anular un acuerdo plenario

El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, considera que la Junta de Andalucía "no sólo no ayuda al municipio de San Roque, sino que frena su crecimiento", al pedir la anulación del acuerdo plenario de julio de 2020 para la aprobación del Plan Especial de Ayala en San Enrique. En su opinión, se trata de “una nueva injerencia en las competencias municipales” que puede suponer que el proyecto, relativo a la creación de minifincas para la explotación caballar, no salga adelante. En todo caso conlleva su ralentización, lamentó. 

27/02/2021

Ruiz Boix ha indicado que se ha recibido en el Ayuntamiento una resolución de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio firmada por su delegada territorial en Cádiz, Mercedes Colombo. Se trata de un requerimiento de anulación del acuerdo adoptado en el Pleno Ordinario de julio de 2020 que suponía la aprobación definitiva del “Plan Especial para la Declaración de Interés Público en suelo no urbanizarle 'AYALA', sito en Hacienda San Enrique, San Enrique de Guadiaro, y su correspondiente Estudio Ambiental Estratégico, promovidos por Ayala España, SA”.

En opinión del primer edil, esta decisión “supone una nueva injerencia en las competencias municipales” en lo que considera “una guerra abierta de la Junta de Andalucía contra el municipio de San Roque”.
Explicó que este plan especial “hubiese permitido contar con un nuevo producto acorde a las demandas de los clubes de polo del mundo que quieren asentarse en la zona del Valle del Guadiaro del municipio de San Roque. Generaría muchos empleos con el asentamiento de grupos de caballos de distintos clubes que necesitan personal para tareas como petiseros, mantenimiento...”.
“Ese -recordó el regidor sanroqueño- fue el objetivo del plan especial, que se aprobó tras distintas consultas el pasado mes de julio. Ahora, cuando pedíamos su inscripción en el registro de la Junta de Andalucía, nos encontramos con un requerimiento de anulación del acuerdo del Ayuntamiento que supone un varapalo para los intereses económicos del municipio y la creación de empleo. Un varapalo no sólo para los promotores, una empresa asentada hace décadas en San Roque y ha generado mucha actividad alrededor del mundo del polo, y que desgraciadamente no va a poder desarrollar este proyecto ante ese requerimiento de la Junta”.
“Espero -manifestó Ruiz Boix- que esta situación no se deba únicamente a querer contradecir todas las resoluciones de un gobierno que preside un alcalde socialista. Porque la Junta de Andalucía no se acuerda nunca de San Roque, como ha pasado en los tres documentos de presupuestos que han redactado, y únicamente se acuerdan para tratar de reventar un proyecto de inversión generador de empleo y riqueza”. 
“Desgraciadamente -dijo- no se va a poder realizar o, como mínimo, se va a ralentizar por este interés de la Junta de Andalucía, que mucho predicar que iba a facilitar y agilizar la tramitación urbanística, y sólo nos encontramos obstáculos para impedir el desarrollo económico y la creación de empleo en el municipio de San Roque”, concluyó el alcalde.
El “Plan Especial para la Declaración de Interés Público en suelo no urbanizarle 'AYALA', sito en Hacienda San Enrique, San Enrique de Guadiaro, y su correspondiente Estudio Ambiental Estratégico, promovidos por Ayala España, SA” se aprobó en el Pleno Ordinario del pasado mes de julio con los votos a favor de 19 de los 20 concejales presentes, contándose sólo con el voto en contra del representante de Adelante San Roque.
Se trata de unos terrenos de 155 hectáreas de extensión, situados al norte del núcleo de población de San Enrique. El objetivo es el desarrollo de pequeñas explotaciones o minifincas (de 3 hectáreas cada una) vinculadas a la actividad principal para la explotación caballar, hortofrutícola y de secano, así como instalaciones tipo establos y residencial unifamiliar orientadas a la explotación de los terrenos.
Este proyecto se considera un paso más hacia la implantación del distrito equino, ya que Ayala pretende con el mismo atraer al municipio a los equipos de polo y de otros deportes ecuestres, de manera que su implantación sería a lo largo de todo el año, y no sólo en los meses estivales coincidiendo con las competiciones. Estas minifincas serían sus bases permanentes en la zona, donde criar y entrenar a sus caballos, cuya alimentación se conseguiría de las explotaciones agrícolas situadas en estos mismos terrenos.
Del millón y medio de metros cuadrados objeto de este plan, 940.000 se destinan a uso agropecuario, a cultivos de regadío y secano. Otros 430.000 metros cuadrados serían para uso ganadero, principalmente explotaciones de carácter equino. Y, finalmente, una muy pequeña porción para la construcción de establos y viviendas unifamiliares ligadas a estas minifincas, de tres hectáreas cada una.