Inicio | Multimedia

Repulsa frente al Ayuntamiento por la última muerte por violencia de género

Autoridades y trabajadores municipales se han concentrado hoy, lunes, frente a la Casa Consistorial para mostrar la repulsa de la sociedad sanroqueña a la violencia de género. Además, se ha rendido homenaje a la mujer de 60 años que falleció el sábado en Granada, después de llevar varias semanas hospitalizada tras haber sufrido el ataque de su marido, con el que se quería divorciar. Se trata de la víctima 27 de la violencia machista en lo que va de año en España, y la sexta andaluza.

09/06/2014

El minuto de silencio se guardó tras una pancarta con el siguiente texto: “¡No más asesinatos de mujeres! San Roque contra todo tipo de violencia de género”. En el Pleno Ordinario celebrado el 29 de noviembre de 2012 se aprobó por unanimidad una moción de toda la Corporación contra la violencia machista. En ella se decidía que tras cada muerte de este tipo registrada en España se organizara una concentración frente a la Casa Consistorial y se guardara un minuto de silencio de condena.

La primera teniente de alcalde, Dolores Marchena, señaló al término del acto que “con esta concentración manifestamos nuestro rechazo más absoluto ante un nuevo crimen de violencia de género, y queríamos trasladar también nuestro homenaje a esta mujer y nuestro pésame a sus familiares y personas más allegadas. Esperamos que con prevención y con la concienciación de todos se pueda acabar con esta lacra de nuestra sociedad”.

A.M.B., una profesora prejubilada de Motril de 60 años de edad, fue golpeada con un martillo en la cabeza el pasado 20 de mayo por su marido en la vivienda de ambos. Recibió un traumatismo cráneoencefálico por el que estuvo ingresada en el Hospital de Traumatología de Granada hasta el sábado, cuando falleció.

El presunto agresor ya fue condenado en 2012 por un Juzgado de Motril por un delito de abuso sexual y por otro de atentado contra funcionario público a raíz de una denuncia presentada por una médico de un centro de salud de la localidad costera.

Los familiares de la víctima fueron los que se percataron de su ausencia. Al ver que no abría la puerta del domicilio conyugal, alertaron a la Policía Nacional, que halló en el domicilio a la mujer malherida en la cabeza y tumbada sobre un charco de sangre. En la vivienda también se encontraba su marido, el cual mostró una actitud agresiva y tuvo que ser reducido para proceder a su detención.

Los agentes hallaron en la vivienda el martillo con el que presuntamente fue agredida la mujer, una profesora prejubilada que no había presentado denuncias previas por malos tratos, aunque sí había solicitado asesoramiento jurídico al área municipal de Igualdad del Ayuntamiento de la localidad. La pareja llevaba doce años casada aunque estaban en proceso de separación pese a que seguían viviendo juntos. Un día después de la agresión se iba a celebrar un juicio para alcanzar un acuerdo de divorcio.