Inicio | Multimedia

Minuto de silencio por el asesinato de 33 mujeres este año

San Roque ha vuelto ha mostrar hoy, lunes, su rechazo a la violencia machista y su solidaridad con las víctimas, en este caso con una mujer de 41 años que fue asesinada por su ex pareja el pasado sábado en Berja (Almería).

04/08/2014

Por ella y por las 32 restantes mujeres asesinadas este año, hoy se ha guardado un minuto de silencio tras una pancarta con el siguiente texto: “¡No más asesinatos de mujeres! San Roque contra todo tipo de violencia de género”. Los sanroqueños, entre los que se contaban varios ediles, han rendido así homenaje a las fallecidas.

La delegada de Igualdad, Mercedes Sánchez, señaló que “lamentablemente tenemos que estar aquí un día más, un minuto de silencio más por esta mujer víctima de violencia de género”.

“Tenemos que eliminar por completo la violencia machista, por la cifra de muertes, en lo que llevamos de años es espeluznante, y estamos dolidos y dañados, porque se sufre por estos temas”, indicó la edil.

“La educación -señaló Sánchez- para conseguir la igualdad es primordial para que en el futuro no se produzcan estas agresiones a mujeres. Entre tanto, la denuncia es la soluciñon má seficaz”.

En el Pleno Ordinario celebrado el 29 de noviembre de 2012 se aprobó por unanimidad una moción de toda la Corporación contra la violencia machista. En ella se decidía que tras cada muerte de este tipo registrada en España se organizara una concentración frente a la Casa Consistorial y se guardara un minuto de silencio de condena.

H.B., un marroquí de 31 años, fue arrestado en las proximidades de Dalías (Almería) un día después de darse a la fuga, después de asestar hasta 20 puñaladas y degollar a la que había sido su compañera, que se convierte en la víctima número 33 de la violencia de género este año en España y octava en Andalucía.

Esta mujer había presentado una denuncia por violencia de género ante la Guardia Civil el pasado 25 de junio, lo que dio lugar a una orden de alejamiento de 200 metros para el supuesto agresor y prohibición de comunicación.

El presunto homicida violó dicha orden de alejamiento, motivo por el que permaneció bajo arresto domiciliario, vigilado por la Policía Local, hasta el pasado 30 de julio, si bien la orden de alejamiento tenía vigencia hasta el 21 de octubre.