Inicio | Multimedia

La solera de la veteranía y la frescura de la juventud se dieron cita en el Galiardo en la penúltima noche de la Bienal

La autenticidad de Juana la del Pipa, el sentimiento de Paqui Lara, la hondura juvenil de “El Purili” y la ilusión de Luis Ortega se han conjugado este viernes, para ofrecer un gran espectáculo en el Teatro Juan Luis Galiardo, con motivo de la penúltima noche de la III Bienal Flamenca “Canela de San Roque”. Hoy sábado dará fin este festival dedicado al gran cantaor sanroqueño con la actuación del bailaor Farruquito, a partir de las 21.00 horas.

24/10/2020

La presentación corrió a cargo de Carlos Vargas, presidente de la Sociedad del Cante Grande de Algeciras, que acertó al describir a cada uno de los cantaores y emocionó con sus recuerdos a los fallecidos Canela de San Roque y al guitarrista linense Quino Román. Hay que señalar que en todas las actuaciones se contó con las palmas de José Ruichi y Fernandito Canela.

La noche comenzó con Luis Ortega, que contó con la guitarra sublime de Marcos Serrato. El joven, que fue finalista en el concurso “Tierra de Talento” de Canal Sur, puso ilusión y ganas, y brilló en las bulerías.

A continuación actuó el linense Alonso “El Purili”, quien se metió al público en el bolsillo con la hondura de su cante y la maestría y gracia de sus bailes. Este “viejo con cara de niño”, como lo definió Carlos Vargas, logró que el respetable se pusiera en pie en varias ocasiones.

En tercer lugar subió al escenario la sanroqueña Paqui Lara, quien llevaba quince años sin hacerlo excepto la noche de la Coronación de la Feria Real 2019, cuando fue pregonera. Su actuación fue subiendo de intensidad, poniendo al público en pie cuando cantó unos fandangos.

Para finalizar, la veteranísima Juana la del Pipa destiló todo el arte de Jerez, la pureza del cante gitano que cada vez es más difícil ver en los escenarios.

Antes de comenzar el espectáculo, las concejalas de Cultura, Ana Ruiz, y de Tradiciones, María del Mar Collado, saludaron a los cantaores en los camerinos, y les desearon el mayor de los éxitos.

Con la organización de la Delegación Municipal de Cultura, la velada comenzó a las 21.00 horas, aunque las puertas del teatro estaban abiertas desde una hora antes para facilitar una entrada ordenada con la que evitar contagios de covid. Además se redujo el aforo del teatro a sólo 300 personas, de manera que se garantizaba la distancia social; había que asistir con mascarillas y que utilizar los dispensadores de gel hidroalcohólico; y también se evitaron las aglomeraciones con itinerarios separados al entrar y salir del recinto tanto para el patio de butacas como para el anfiteatro, dividiéndose las salidas por sectores de público.

Hay que recordar que la III Bienal Canela de San Roque se inició el 10 de octubre con el espectáculo “Canelas y Pañeros”, y continuó el viernes 16 con el merecido homenaje a Juanito Villar y el sábado 17 con una noche memorable a cargo de las cantaoras Remedios Amaya y Dolores Agujeta, entre otros artistas.

Juana la del Pipa contó esta noche con la guitarra de Miguel Salado. Juana Fernández de los Reyes, más conocida como Juana la del Pipa, nació en Jerez de la Frontera en 1948, siendo la menor de las hijas de la mítica Tía Juana la del Pipa.

Cantaora y bailaora innata, ha actuado en espectáculos de Calixto Sánchez y de Manuel Morao, entre otros. Ha participado en festivales por toda España, así como en Francia y Estados Unidos. Está considerada una de las más grandes cantaoras de Jerez, representante con Dolores Agujetas y Tomasa la Macanita del cante jerezano más puro.

El guitarrista Miguel Salado también es jerezano, nacido en 1981. Comenzó a tocar con nueve años, y desde entonces ha desarrollado su técnica y su formación musical hasta convertirse en uno de los más destacados guitarristas de la actualidad. De ascendencia gitana, está emparentado con familias flamencas jerezanas como los Moneo o los Pacote, y ha absorbido los conocimientos de grandes como Jero y Niño Jero, José Luis Balao, El Carbonero o Parrilla de Jerez. Ha acompañado a cantaores como “Chocolate”, “Capullo de Jerez”, Vicente Soto, “Rancapino”, y a bailaores como Joaquín Grilo, Merce Esmeralda o Carmen Cortés.

Paqui Lara, por su parte, actuó con el también sanroqueño Manuel Peralta, al toque. Paqui Lara nació en San Roque en 1971. Comenzó a cantar de la mano de Manolo “El Camionero”, y actuó en las distintas peñas flamencas campogibraltareñas, llegando a compartir escenario con figuras como Canela de San Roque, Antonio Aparecida, Juan Delgado, Aurora Vargas, Pansequito, Fosforito, Rancapino, El Lebrijano, Camarón de la Isla y Miguel Poveda, a quien orientó en sus primeros pasos en el flamenco. En los 20 años en los que se dedicó al cante, hasta 2006, obtuvo premios tan importantes como el Nacional de Córdoba, dos en Mairena del Alcor, La Calahorra, Loja, Algeciras, Alhaurín y Morón. En 2019 retomó su faceta artística tras un paréntesis de 13 años.

Manuel Peralta Flores es un guitarrista y cantaor sanroqueño que ha compartido cartel con grandes del flamenco, como José Mercé, Chano Domínguez, Paco de Lucía o Arcángel. Como guitarrista ha acompañado a muchos otros cantaores y bailaores, compartiendo con ellos escenario en buena parte de la geografía, siendo uno de los embajadores del flamenco en San Roque, tanto a nivel nacional como internacional.

El cantaor Alonso “El Purili” actuó con Miguel Salado a la guitarra. Alonso Núñez Heredia es un cantaor gitano nacido en La Línea en el año 2000. Ha actuado en Madrid y diversos puntos de Andalucía. Tiene como referentes a Perico el Pañero, José y Reyes de la Tomasa y Juana la del Pipa; y ha bebido la inspiración de Antonio Mairena, Antonio Chacón, Manuel Torres, Tomás y Pastora Pavón, Juanito Mojama, Enrique El Mellizo…

Finalmente, el joven Luis Ortega actuó acompañado a la guitarra por Marcos Serrato. Luis Ortega nació en 2006 en La Algaba (Sevilla), iniciándose en el cante a través de su abuelo y su padre, quienes le enseñaron letras de sevillanas, fandangos y bulerías. Comenzó en 2017 actuando en su pueblo, y poco después obtuvo el segundo premio para menores de 30 años del concurso de Carmona, para luego repetir puesto en el de Lora del Río y ser primero en El Puerto de Santa María. También ha obtenido premios por su interpretación de la saeta.

Por su parte, el guitarrista Marcos Serrato nació en 1991 en Dos Hermanas (Sevilla). No se limita al toque, sino que también ha participado como bailaor en varios festivales andaluces. Ha acompañado a cantaores del prestigio de Miguel de Tena y Rubito de “Pará”, ambos poseedores de la Lámpara Minera de La Unión. También ha ofrecido conciertos como solista, acompañado por su grupo flamenco.

La jornada de clausura tendrá lugar hoy sábado con la actuación del bailaor Farruquito, quien pondrá el broche de oro a la tercera edición de la Bienal de Arte Flamenco “Canela de San Roque”.

Juan Manuel Fernández Montoya (Sevilla, 1982), más conocido como “Farruquito”, es hijo del cantaor Juan Fernández Flores “El Moreno” y la bailaora Rosario Montoya Manzano la “Farruca”. Heredero de una escuela única fundada por Farruco, su abuelo, ha pasado toda su vida inmerso en el arte flamenco más puro. Debutó en la escena internacional a los cuatro años en Broadway, y sus espectáculos han logrado gran éxito en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos.
Uno de sus últimos trabajos ha sido “Íntimo”, con la voz de Remedios Amaya, en el que conjuga las raíces del flamenco con una propuesta musical más contemporánea, que nace de las reflexiones del artista tras más de treinta años en los escenarios.