Instalan una fuente de agua potable junto al skatepark

La delegación de Obras y Servicios, que preside el teniente de alcalde José Antonio Rojas, ha procedido a la instalación de una fuente de agua potable junto al skatepark “Ignacio Echeverría. En el casco de San Roque.

2017-10-01 09:00

Según desveló el edil de Juventud, David Ramos, la fuente de agua potable había sido una petición de varios de los jóvenes que suelen utilizar esta pista, así como de los padres de éstos.

Ramos agradeció a su compañero de Corporación la celeridad en la instalación de esta fuente, y anunció que se va a dotar de nuevas papeleras, así como de otro mobiliario urbano, mientras se estudian algunas otras peticiones de los usuarios de la pista.

El 13 de junio, en el casco de San Roque se inauguró la nueva pista “Skatepark Ignacio Echeverría”. Se trata de la única pista de “skate” existente en el casco, -la segunda del municipio tras la de la Bahía

La pista supuso una inversión en torno a los 80 mil euros, y la misma se ubica la Plaza de las Constituciones, entre los edificios de la Policía local, Ayuntamiento y el de la Junta actualmente en desuso.

La pista cuenta con doce elementos para que los aficionados a este deporte puedan realizar los más variados trucos y saltos. En la construcción se ha aprovechado la estructura del anfiteatro existente para ubicar los elementos principales de la pista, aunque la superficie total es mucho mayor.

Se han adquirido distintos elementos que harán posible la realización de los más variados trucos: un ledge, un streetpine, un minibox, un halpine, un grindrail curvo, un grindail pole jam, un manny combo, un parking block, un streekbank, un quarterpipe y un elemento de transición entre el halpipe y el quarterpipe, realizado en hormigón y con barandilla.

La obra ha incluído el tratamiento del foso existente (el anfiteatro) con madera especial, que cuenta con una barandilla de acero galvanizado. Asimismo, se acondicionó el drenaje del foso.

La pista de Skate lleva el nombre de Ignacio Echeverría, de 39 años, que murió tras intentar proteger a una persona que estaba siendo agredida por uno de los tres terroristas que el 3 de junio atropellaron y después apuñalaron a varias personas en la zona del puente de Londres, causando 8 muertos y 48 heridos.