Inicio | Multimedia

Los colegios Barbésula, Gloria Fuertes y Gabriel Arenas, fumigados ayer contra la procesionaria

Operarios de la empresa contratada por el Ayuntamiento para la fumigación de los pinos contra la oruga procesionaria realizaron en la tarde de ayer, martes, esta labor en los colegios Barbésula (San Enrique), Gloria Fuertes (Guadiaro) y Gabriel Arenas (Casco). Además, se procedió a la eliminación de los nidos de los insectos y se siguen diseñando los trabajos de entresaca (poda y tala) de árboles que se llevarán a cabo en los próximos días.

10/02/2016

La concejal delegada de Salud, María Teresa Benítez, ha señalado que “en las últimas tres semanas se está actuando en los distintos colegios, tanto del Casco como de las barriadas, para exterminar estas orugas, que también afectan a muchas zonas ajardinadas. Así, en la tarde de ayer los trabajadores de la empresa contratada para la erradicación de plagas fumigaron los pinos de los colegios Barbésula, Gloria Fuertes y Gabriel Arenas, supervisados por técnicos de las delegaciones de Educación y Salud. También se procedió a la eliminación de los nidos de estas orugas, que cuelgan de las copas de los pinos”.

“Desde el Ayuntamiento -continuó- comprendemos la inquietud de los padres, pero deben saber que estamos actuando con celeridad. De hecho, normalmente preferimos que se realicen en viernes o sábado estas fumigaciones y los otros trabajos que conllevan la eliminación de las orugas, pero ante la alarma creada se ha decidido hacerlos también entre semana”.

Por su parte, la concejal delegada de Educación, Belén Jiménez, apuntó que “desde la semana pasada técnicos de Medio Ambiente y Educación están haciendo un estudio de los árboles en los colegios, para hacer una entresaca y aminorar el problema de cara a próximos cursos. De hecho, ya se han talado y podado pinos en el Santa María Coronada y este fin de semana en el Carteia, y la semana próxima continuaremos en otros colegios si los técnicos lo ven conveniente”.

“Quiero recordar -añadió- que estamos intentando que este problema no se repita en cursos venideros, o por lo menos que sea con menor intensidad. Para ello se ha pedido a la empresa adjudicataria del control de plagas que nos envíe lo antes posible el plan de trabajo para la próxima temporada, que incluye las medidas preventivas (que deben realizarse en septiembre y octubre), las medidas físicas (instrumental y productos que se van a usar) y las medidas curativas, que en principio se llevan a cabo entre febrero y abril, pero que este año se han tenido que adelantar varias semanas debido a que el calor de este invierno tan raro ha hecho que aparezcan antes las orugas”, finalizó.