“La Caña” adquiere un trono de Ortega Brú

Coincidiendo con el 101 aniversario del nacimiento de Luis Ortega Brú, la Venerable Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia (Cristo de la Caña) y Nuestra Señora de la Esperanza ha anunciado que ha adquirido un trono realizado por el insigne imaginero sanroqueño.

2017-09-16 14:52

El trono fue presentado en el Palacio de los Gobernadores, lugar que acoge el Museo de Ortega Brú, en un acto en el que se contó con la presencia de la teniente de alcalde de Cultura, Dolores Marchena, la Hermana Mayor de la Cofradía, Meli del Castillo; el hijo de Ortega Brú, Angel Luis Ortega; y el párroco de Santa María Coronada, José Manuel Sánchez Cote”.

El trono, de estilo barroco y de los años 70, pertenecía a la Hermandad de las Angustias y la Flagelación de La Línea, que lo había puesto a la venta, aunque sin acreditar el origen del imaginero sanroqueño.

La teniente de alcalde de Cultura, Dolores Marchena, calificó de “muy buena noticia para el patrimonio de San Roque de esta adquisición de una obra de arte excepcional, para que finalmente este en San Roque, que es el lugar donde debe estar y en las mejores manos con esta Cofradía”. Agradeció el trabajo documental de Angel Luis Ortega para acreditar la procedencia del trono, “que vamos a tener la posibilidad de disfrutarlo en una próxima Semana Santa”, y a la Cofradía “la inversión que han realizado para tener este patrimonio”.

La Hermana Mayor de la Cofradía, Meli del Castillo, señaló que “cuando vimos el anuncio de venta contactamos con Angel Ortega para ver si se podía certificar si era obra de Ortega Brú, y lo hizo tras estudiarlo”

“Se ha podido acreditar que este trono fue tallado por su padre por Luís Ortega Brú, decidimos adquirirlo y Para nosotros es un honor tener en nuestro patrimonio y que esté en San Roque una obra de Luís Ortega Brú, un lugar del que nunca tenía que haber salido”, finalizó.

Angel Luis Ortega, señaló que “sin duda es un trono en el que mi padre trabajó, de claro estilo barroco, que salió de los talleres de Benito Pérez Calvo, constructor de retablos”.

El trono fue diseñado por Guzmán Bejarano y Luis Ortega Brú, en el que se ven líneas de ornamentación, copia del de Santa Marta y el de Manzanares, “porque si un modelo sale bien, se suele repetir”.

Angel Luis Ortega entiende que “este trono se puede documentar perfectamente, y es un proyecto ilusionante para su restauración, pero se tienen que involucrar mucha gente”.