Juan Quirós se queda a tres golpes de ganar el Campeonato de España de Golf

El sanroqueño Juan Quirós se ha quedado a tan sólo tres golpes de ganar el Campeonato de España de Profesionales Senior Golf en el recorrido alicantino de Alenda Golf, torneo en el que Santiago Luna (-9) se proclama vencedor.

2017-12-06 09:02

Por tercer día consecutivo, el jugador de La Cañada realizaba una vuelta de 70 impactos, con birdies en los hoyos 8, 12 y 16, con un bogey en el 17, lo que le ha valido el subcampeonato con un total de -6.

Su hermano Bartolomé ha finalizado el 53º con +30, tras hacer una última roda de siete sobre el par del campo con un birdie (4), cinco bogeys (3, 6, 10, 14 y 15) y un triple-bogey, en lo más alto.

Clase de magisterio, calidad, experiencia y templanza han sido solo algunas las características que han llevado a Santiago Luna, uno de los personajes ilustres del golf español, a sumar su segundo título de campeón nacional.

No en vano, la recta final de la competición, inmerso en un partido estelar que generaba honda admiración, con Juan Quirós y Pedro Linhart como compañeros de últimas andanzas, resultó una oda al golf de verdad, de la esencia, del alma, del sentimiento, de todas esas cualidades que solo jugadores como ellos, curtidos en miles de batallas victoriosas, con capaces de transmitir durante 18 hoyos de lucha excitante.

Revolucionado a base de birdies, sólo la paciente espera de Juan Quirós, la experiencia personificada, ganador de este torneo en 2009 y 2011, podía hacer sombra al aguerrido golfista madrileño, una serena forma de jugar, de arriesgar en el momento oportuno, de amarrar donde conviene, producto de esa impagable experiencia acumulada a lo largo de años de vivencias apasionantes.

Juan Quirós, otra gran institución del golf español, le arañó golpes al campo en los hoyos 8, 12 y 16, tres muy buenas propuestas pero insuficientes para destronar de la primera plaza a Santiago Luna a pesar de que éste humanizó su vuelta con dos bogeys en el 9 y en el 13, lo que introdujo la resolución del torneo por la siempre emocionante senda de la incertidumbre.

Era preciso, Juan Quirós consciente más nadie, proposiciones crecientemente agresivas por parte del entrañable golfista sanroqueño en una recta final cada vez más corta, un querer plasmado por ese citado birdie en el 16 que elevó muchos grados la temperatura del desenlace antes de enfriarse a velocidad de vértigo en el hoyo 17 por una concatenación de resultados ya inamovible, birdie de Santiago Luna, bogey de Juan Quirós, que convirtió el último hoyo en mera anécdota.